jueves, 22 de diciembre de 2016

1916-2016. IRLANDA: Nación y Movimiento obrero


Paseando en familia por las calles de Dublin
Recientemente hemos hecho un viaje familiar a Irlanda. Justo este año, 2016 todo el país conmemoraba los 100 años de la proclamación de la REPÚBLICA DE IRLANDA. El lunes de Pascua de abril de 1916, el Ejército Ciudadano Irlandés y los Voluntarios Irlandeses se levantaron en armas contra el Imperio británico con el objetivo de fundar una república irlandesa. Durante casi una semana, entre el 24 y el 30 de abril, los revolucionarios tomaron posiciones clave en Dublín y resistieron la contraofensiva del ejército británico. Finalmente el levantantamiento acabó en desastre y la plena independencia de la República de Irlanda de Reino Unido no se produciría hasta 1949. Pero 1916, y la revolución de Pascua son celebradas como el origen de dicho logro.

En dicha independencia se mezclan, no sin importantes logros ni múltiples incoherencias, reivindicaciones nacionales, religiosas y del movimiento obrero. A continuación presentamos una semblanza de uno de los personajes claves del MOVIMIENTO OBRERO IRLANDÉS y del alzamiento de 1916
james connolly
James Connolly
James Connolly (Edimburgo, 1868- Dublín, 1916) fue un líder obrero irlandés y socialista. Nació en Edimburgo, hijo de padres emigrantes irlandeses.

Sin duda una figura de relevancia en el republicanismo irlandés,y por extensión una figura de importancia para el pensamiento socialista europeo.Dejó la escuela para trabajar a los once años, y posteriormente se convirtió en uno de los líderes políticos de la izquierda de su momento.
Es posible que entrara en el Ejército británico a los catorce años, siendo destinado a Dublín, donde supuestamente conoció a la que sería su esposa.
En 1892 era una figura importante de la Federación Socialista Escocesa, convirtiéndose en secretario general de la misma tres años más tarde. En 1896 dejó el Ejército y formó el Partido Republicano Socialista Irlandés. Mientras se encontraba en suelo británico, fue uno de los fundadores del Partido Laborista Socialista, que se separó de la Federación Socialdemócrata en 1903. Era la mano derecha de James Larkin en el Sindicato de Trabajadores Transportistas. En 1913 en respuesta al lockout de ese año, formó el Ejército Ciudadano Irlandés, un grupo de trabajadores entrenados y armados que luchaban por defender a los trabajadores y organizaban huelgas. Tan sólo estuvo formado por unas 250 personas. Su objetivo último era el establecimiento de una nación irlandesa socialista e independiente, libre de la ocupación británica. Connolly consideraba a la organización de Voluntarios Irlandeses demasiado burguesa, y poco preocupados por la independencia económica de Irlanda. En 1915, buscando adoptar una acción decisiva contra las fuerzas británicas, estaba dispuesto a adoptar acciones inmediatas. Tal acción alarmó a los miembros de la Hermandad Republicana Irlandesa, que había realizado una labor de infiltración dentro de los Voluntarios, y planeaba una insurrección en varios años. Los líderes de la Hermandad, incluyendo a Tom Clarke y Patrick Pearse, se reunieron con Connolly con vistas a alcanzar un acuerdo. Aunque se ha afirmado que fue secuestrado por ello, dicha idea ha sido rechazada con posterioridad. En cualquier caso, desapareció durante tres días sin explicación alguna.


En 1916 Connolly ya era comandante de la Brigada de Dublín, y participó en el Alzamiento de Pascua contra las fuerzas británicas, donde se proclamó la República de Irlanda. Malherido en los enfrentamientos, fue hecho prisionero por las tropas británicas Y juzgado sumariamente. El 12 de mayo de 1916 se confesó a un monje capuchino, que le administró la extrema unción, tomó su última comida y fue trasladado en ambulancia, donde se le administró una fuerte dosis de morfina, a la prisión de Kilmainham Gaol, donde los días anteriores fueron ejecutados el resto de líderes del Alzamiento. Incapaz de sostenerse en pie, Connolly, con una venda en torno a los ojos, fue arrastrado hasta una silla, atado y fusilado. Tenía  47 años.


Su legado en Irlanda es de gran relevancia por su contribución a la causa nacionalista. Asimismo, su marxismo ha sido analizado y reivindicado por distintos pensadores y organizaciones políticas, tanto dentro como fuera de Irlanda. Su obra escrita está fundamentalmente basada en artículos, y muestra un pensamiento en el que se pretende unir el nacionalismo irlandés, el marxismo y el catolicismo.


Connolly fue uno de los pocos izquierdistas que se opusieron a la Primera Guerra Mundial, lo cual provocó el odio de varios líderes socialistas de Europa.
Al parecer Lenin fue un gran admirador de Connolly, aunque nunca se conocieron en persona. Lenin se enfrentó en alguna de sus obras a los que consideraban a la rebelión en Irlanda burguesa, señalando que no existía una revolución pura, y los comunistas debían buscar la unidad con otras fuerzas sociales.En Escocia, su pensamiento ha influido a socialistas como John Maclean, también interesado en combinar ideas nacionalistas y marxistas, para lo cual creó el Partido Republicano Obrero Escocés.



No hay comentarios:

Publicar un comentario